jueves, 12 de marzo de 2015

Principio de Vibración

PRINCIPIO DE VIBRACION
(Del libro metafísica 4 en 1 de Conny Méndez)


" Todo está en movimiento, todo vibra".
Empecemos por pensar en una hélice de avión. Cuando está inmóvil vemos las astas, dos remos de madera fijos en un eje. De pronto se ponen en movimiento, van acelerando y al ratito no vemos nada! , se vuelven transparentes. Esto es lo que ocurre con la alta frecuencia. Por esto mismo es que no vemos a los espíritus desencarnados. Ellos viven aquí es medio de nosotros pero en una frecuencia de vibrción indiferente a la de nuestros cuerpos de carne y hueso. En cambio la inmovilidad de una roca, que también se mueve en su propia frecuencia de vibración, es porque su rata vibratoria es excesivamente lenta.
El pensamiento positivo vibra a una frecuencia altísima. Sus colores brillantes, claros, luminosos. El pensamiento negativo vibra lentamente y sus colores son opacos.
Todo lo que es materia está siempre en movimiento circular. Girando en contorno a algo mas grande como los planetas que giran alrededor del sol.
El oído humano no percibe los sonidos que pasan de cierta frecuencia imperceptible para el humano se comienza a ver grados de color, empezando por el rojo oscuro. A medida que aumenta la velocidad el color se va haciendo más brillante, luego pasa al naranja, luego al amarillo, de allí al verde, al azul, al añil y al fin al violeta. Si la velocidad aumenta se vuelve blanco y de allí en adelante suceden los rayos X, luego electricidad y finalmente magnetismo.
Los estados de ánimo vibran y lanzan al espacio esas vibraciones en sonidos y en colores. Todos los estados mentales lanzan al exterior del cuerpo que los crea, van golpeando cuerpos afines como hacen los instrumentos musicales, y estas vibraciones afectan en bien o en mal a otras mentes, aumentando los estados emocionales y mentales que estén a tono con ellas. Por ej. , si alguien se encoleriza, lanza vibraciones de ira, las cuales son atraídas magneticamente por otro que está también encolerizado, se aumentan unas a otras. El estado emocional va empeorando y se puede llegar hasta el crímen cuando las personas afectadas no tienen el hábito de controlarse.
Los pensamientos e ideas respecto a Dios, sobre los maestros de sabiduría, sobre el Yo superior o sobre todo lo noble y puro tiene vibraciones altísimas. Estas elevan cualquier vibración menor, pudiendo curar enfermedades, resolver problemas, etc.